Saltar al contenido

El sándwich mixto y la Sala Bikini de Barcelona

sandwich-mixto-bikini-barcelona

Un bocadillo sencillo de elaborar y degustar: un sándwich de jamón york y queso que se sirve caliente. Se trata de un clásico que no puede faltar en el menú de ningún café, terraza o club. El “bikini” no es precisamente una creación culinaria sofisticada, pero es tan práctico y delicioso que seguramente por eso se volvió un bocadillo popular en el mundo entero.

Sin embargo, lo que en el resto de España es un “sándwich mixto caliente”, en Cataluña se conoce como “bikini”. Pero ¿de dónde viene este nombre?

Esta es la historia.

bikini sandwich mixto

La Sala Bikini de Barcelona: donde todo comenzó

En 1953 fue inaugurado un local en la Avenida Diagonal de Barcelona. Sus fundadores muy probablemente no se imaginaron que la recién estrenada Sala Bikini daría de qué hablar por muchas décadas, especialmente por uno de sus bocadillos.

En ese momento, en Francia estaba de moda el croque monsieur, un sándwich caliente que estaba presente en prácticamente todos los cafés parisinos. La Sala Bikini ofrecía este bocadillo que para ese momento era una novedad local, sin embargo no se le podía llamar por su nombre original puesto en el franquismo no se consideraba adecuado usar extranjerismos, por lo que se le pedía como el “bocadillo de la casa”.

Muy pronto, la novedad culinaria comenzó a reproducirse fuera del Bikini. Y lo que comenzó pidiéndose como “el bocadillo del Bikini” terminó convirtiéndose en “un bikini”, primero en Barcelona y luego en el resto de Cataluña. Por eso, Cataluña es el único lugar en el que el sándwich mixto se le conoce de esta manera.

Sala Bikini barcelona

El Bikini en el presente

Hoy en día, esa mítica sala de baile inaugurada en los años 50 es todo un emblema de las noches en Barcelona. En sus inicios, se destacó por tener una zona al aire libre y un mini golf incorporado. Además, se hacían espectáculos en directo y fue desde ahí que comenzaron a expandirse al resto de Cataluña bailes y ritmos de moda, como el twist, la yenka, el rock o la salsa.  Algunos de sus momentos emblemáticos fueron la presentación del Seat 600 y la visita de miembros de la realeza quienes se aventuraron a dar unos pasos en la famosa pista de baile.

Durante 37 años, la Sala Bikini fue un icono del estilo de vida nocturno de la ciudad. Hasta que el 10 de enero de 1990 se cerró por primera vez para hacer remodelaciones. Durante seis años el local estuvo cerrado, hasta que en 1996 fue reinaugurado, para alegría de los asiduos visitantes y de una nueva generación que había escuchado hablar del Bikini, a secas, pero que ahora ya tenía edad para entrar.

Actualmente, la Sala Bikini es una de las locaciones recurrentes para presentaciones en directo de diversos géneros musicales, así como eventos sociales o comerciales. Sus fiestas son uno de los imprescindibles para quienes recién aterrizan en Barcelona y quieren vivir la vida nocturna de la ciudad.

 

Ésta es la historia de la Sala Bikini de Barcelona, pero también puedes seguir conociendo las mejores discotecas de Barcelona en nuestro blog.